17 JUN 2019 | 21:37 HS.

Aixa y Tatiana, dos guerreras del automovilismo

Conocé la historia de Aixa y Tatiana, dos mujeres apasionadas por el automovilismo que mediante esfuerzo y sacrificio hoy están cumpliendo un sueño que es el de poder correr en autos.

Está claro que el automovilismo en nuestro país se ha convertido en una pasión popular, detrás del fútbol lógicamente, que a diferencia de ese mencionado deporte familias e hinchadas de diversas marcas pueden compartir juntos y sin violencia un fin de semana de carreras disfrutando de esta pasión que tanto los atrapa.

Pero en estos últimos tiempos ya no nos tiene que sorprender y es un hecho habitual que las damas comiencen a involucrarse de forma activa y con mayor participación en el automovilismo, convirtiéndolo en multigénero.

Uno de los casos que le podemos mencionar es el de Aixa Franke y Tatiana Machuca, quienes luego de fundar el Club “Racing Girls Argentina” destinado a realizar actividades que fomentan la presencia femenina en el ambiente de los fierros, tomaron el gran desafío de subirse a un auto de competición, más precisamente a la categoría Fiat 600 Light, transformándose así en el primer binomio femenino de la historia del automovilismo argentino donde ambas son pilotos.

Para que este anhelo o sueño que Aixa y Tatiana mantenían desde mucho tiempo se hiciera realidad necesitaron de la generosidad de mucha gente, amigos y sponsors que facilitaron su desembarco en este mundo; pero sin lugar a dudas lo que fortaleció sus conocimientos y energías fue haberse capacitado en el Instituto de Automovilismo Deportivo mediante el curso de pilotos dictado nada más y nada menos que por un de los técnicos más exitosos del automovilismo nacional y actual campeón del Turismo Carretera, Alberto Canapino. El IAD fue una ventana y una motivación para potenciar su deseo de competir, estar a la altura de sus circunstanciales rivales y que este hobbie se convierta en una actividad profesional para ellas. Destacan que inicialmente al proyecto lo veían muy lejano pero tras involucrarse en este maravilloso mundo, el aporte brindado por la capacitación, acompañando de la perseverancia y el esfuerzo todo fue posible.

Está claro que la pasión que llevan Aixa y Tatiana es gigantesca y parecería que a su auto lo cuidan y miman como a un miembro de la familia, ya que ellas mismas se encargan de masillar, lijar, pintar y plotear, un verdadero ejemplo de sacrificio y dedicación. Sabemos que es un deporte muy competitivo, requiere máxima concentración y no permite errores, por ello ambas pilotos previamente, y como muchos deberían imitarlo, comenzaron depositando su adrenalina participando en los Track Day (prueba de velocidad y de capacidad de un coche particular de calle en un lugar idóneo, seguro y controlado, un autódromo, lejos del tránsito peligroso y de los caminos en mal estado). También, asisten a centros de entrenamientos psicofísicos y participan en torneo de simuladores para dotar su experiencia.

De esta forma, Aixa y Tatiana podemos decir que hoy están cumpliendo un sueño que recién comienza y debido a las condiciones que presentan, con el compromiso que lo afrontan, no tenemos dudas que seguirán creciendo en el automovilismo y alcanzando momentos exitosos.

Esta historia es un real ejemplo para aquellos que creen que obligadamente para incursionar en el automovilismo se debe comenzar por el karting o que los sueños son inalcanzables. Existen herramientas que facilitan poder cumplir algo que quizás uno lo tiene como una utopía y junto a la consistencia personal se puede conseguir; acá le presentamos un caso para imitar como el de Aixa y Tatiana, dos guerreras del automovilismo que con amor siguen progresando.

Seguilas en @racinggirlsargentina @tatomachuca @aixafranke @mf.racingteam @iadcursos

 

por Franco Peretti @fraperetti